Terra

Portada TERRA COLOMBIA > NoticiasArtículo

 

 

Nacionales

Una llamada ayudaría a la policía a localizar a uno de los hombres más buscados del mundo (foto de archivo).
 

La llamada que mató a Pablo Escobar

Actualizado: Diciembre 2 de 2009



'Decidimos ir a cubrir lo que había pasado. A las 4: 00 p. m., teníamos una reunión con el comandante de la Cuarta Brigada del ejército, que en ese entonces era el General Harold Bedoya.'

'Salimos de esa reunión con el fotógrafo, vamos caminando y vemos cómo va una persona en una moto, se baja el compañero y mata a dos personas. Mi fotógrafo alcanza a tomar una imagen de una señora cayéndose al piso con dos bolsas en la mano'.

'Ese mismo día, cogemos un taxi, vamos hacia el hotel y vemos cómo dos personas paran el taxi que va delante de nosotros y dos sicarios matan al taxista'.

'Ése era un día normal en la vida de Medellín. Y fue sólo lo que pasó entre las 7 de la mañana y la 1 de la tarde' Relata Lesmes.

'Uno llegaba al hotel y por lo general los hoteles estaban desocupados. Ingenuamente trancaba la puerta con una silla, para evitar que alguien se metiera'.

'Esa era una cotidianidad que se vivió durante mucho tiempo en Medellín y cada vez que iba, la situación era mucho más tensa, más complicada.'

'Me tocó vivir la bomba del Hotel Intercontinental (en Medellín) fue una cosa aterradora, un carro bomba de 400 kilos, que dejó muchísimos muertos'.

'Después, esa misma guerra se traslada a las calles de Bogotá. Cada noche en Bogotá había fácilmente de 12 a 15 petardos explosivos'.

'A mí me tocó vivir una bomba cerca de la revista, a una cuadra explotó una bomba en un centro comercial que se llama Centro Comercial de la 93'.

'Hay una imagen que le dio la vuelta al mundo, de un niño que está tan ensangrentado, que ese niño con el paso de los años, perdió un ojo. Toda la simbología de la guerra en los niños y la cantidad de ciudadanos inocentes víctimas de la guerra, era escalofriante'.

'Un 13 de mayo pusieron 4 bombas en Bogotá, en 4 centros comerciales; ese día el número de muertos en Bogotá, no bajó por cada centro comercial de 8 o 10 personas'. Era una guerra demencial a un ritmo desenfrenado.

'Ya los técnicos en explosivos se especializaron tanto, que ellos llegaban, medían el diámetro del hueco que dejaba la bomba, la profundidad y de una vez decían, esto fue un carro bomba de 30 kilos, 50 kilos, 200 kilos. Era una cotidianidad de la muerte muy aterradora'.

En las fauces del león

'Yo logré hacer una entrevista finalmente, uno o dos días después de su entrada a la cárcel. No logré hacerla directamente porque en el momento en que la íbamos a hacer había tal cantidad de seguridad por parte de los organismos del Estado, que no fue posible pasar de los últimos dos retenes que ellos habían estipulado para llevarnos al sitio en donde iba a ser la entrevista'.

'¿Por qué?, porque después de entrevistar a la familia Escobar en éstos días, logré comprender una cantidad de cosas que me llamaban la atención. Escobar manejaba su protección personal por estancos (aún estando en la cárcel)'.

'Se rompía la cadena cada vez que se llegaba a un sitio de seguridad. Nadie conocía ese sitio, sino que entraba otro grupo de personas a manejar su escolta'.

'A nosotros nos alcanzaron a mover una noche entre las 9: 00 p. m. y las 3: 00 a. m. como a unos siete lugares de ese encuentro, en carros blindados, metidos entre cobijas; algunas veces en la noche viajamos en los baúles de los carros, en fin. Íbamos vendados, tapados, pero sabían que llegábamos a unos sitios. Nos metían a unas casas, nos destapaban y ahí permanecíamos un tiempo corto y llegaba otro equipo de gente a recogernos'.

'Finalmente nos avisan que por seguridad, ya no alcanzamos a llegar al lugar y después se comunican conmigo y me dicen que desafortunadamente no se puede lograr el encuentro pero que me recibe una entrevista escrita, con la condición que si llego a cambiar alguna letra o alguna palabra de sus respuestas, sabré muy bien lo que me puede pasar'.

'Mandamos un cuestionario que le hicimos en la revista como con unas 20 ó 30 preguntas y me llamaba mucho la atención porque él contestaba en tercera persona'.

'Recuerdo que una de las preguntas era: ¿Por qué mataron a Guillermo Cano, director del diario El Espectador? Y él decía -dicen Los Extraditables, que a Guillermo Cano lo mataron por un titular de primera página que decía, 'Se le aguó la fiesta a los narcos''-.

Un titular que hacía referencia en su momento a una ley que se había caído en el Congreso para evitar la extradición. Y todas sus respuestas eran así.

'Le pregunté que porqué le habían puesto una bomba de 500 kilos al comandante de la Policía de Antioquia. Y respondió: 'Dicen Los Extraditables que ese Coronel en su momento, tuvo a la hija de Pablo Escobar detenida en un calabozo durante 48 horas y no permitió que le dieran 'tetero' (biberón)'. 'Cuando él se fuga y su familia está en las Residencias Tequendama (hotel en Bogotá), le digo al director de la revista, si hacíamos el intento de buscar una entrevista con ellos.'

La llamada de la muerte

'Yo llamé y me contestó el hijo; le digo 'no me cuelgue, que si me deja hablar'. Le digo que llevo bastante tiempo cubriendo la guerra de su papá. Queremos hacer una historia de todo lo que ha sido el recorrido de ustedes (la familia de Escobar) de todo este periplo para poder salir del país'.

'Él acepta y me dice: 'De alguna manera hágame llegar un cuestionario, para mirar qué me va a preguntar''.

'El día de la muerte de Escobar yo hablo con Juan Pablo unas 5 veces y me dice: 'Venga en 1 hora... No. En media hora...en 40 minutos''.

'Ya la última vez que yo hablo con él es como a la 1: 45 pm, me dice: 'Venga en 1 hora, ya tengo resuelto lo que quiero contarle en la entrevista''.

Cuando cuelgo, me entra una llamada de una muy buena fuente que tenía en el Bloque de Búsqueda (Grupo especial de las Fuerzas Armadas, creado para rastrear y encontrar a Escobar), a quien había conocido en una de las muchas persecuciones que le habían hecho al capo y me había regalado una botellita de whisky de minibar de hotel, junto con un tabaco'.

'Y me dijo: 'Si algún día cogemos a ese tipo y yo estoy en la operación, yo lo llamo y el santo y seña es, tómese un trago de whisky y prenda el tabaco'. Cuando cuelgo con el hijo de Escobar, mi secretaria me dice que tengo una llamada urgente'.

'Me dice el hombre al teléfono: 'Prenda el tabaco y tómese el whisky''.

'Comenzamos a monitorear las emisoras a ver si alguien decía algo. Llamamos a la policía y nadie nos decía nada. Al cabo de unos 15 ó 20 minutos, alguna de las emisoras dice que Escobar está muerto'.

'Posteriormente se sabe que una de las llamadas, la llamada clave de la interceptación, fue cuando Juan Pablo le estaba dictando el cuestionario que nosotros habíamos mandado para la entrevista'.

'Ése justo momento aparece en (Los Pecados de Mi Padre) el documental que hicieron, está la grabación'.

'Consiguieron la grabación de Juan Pablo diciendo: '...aquí tengo las preguntas, le voy a dictar otra...' y en un momento determinado le dice Escobar: 'espere un momento, espere un momento'¿ y cuelga. Fue exactamente el momento en que lo ubican''.

Cerca de las 2 de la tarde, Pablo Escobar fue dado de baja por el Bloque de Búsqueda, 17 meses después de haberse fugado de la cárcel, sobre un tejado de un barrio residencial en Medellín.

Escobar yacía muerto con tres balas en la cabeza, dos en la pierna derecha, una más en el muslo izquierdo y otra arriba de la cadera.

Con su muerte se cerró uno de los capítulos más sangrientos de la historia colombiana, más la guerra contra el narcotráfico como ingenuamente se creía, no llegó a su fin.

Terra USA-Erika Montoya

<

 

Terra en otros países | Contáctenos | Resolución mínima de 1024x728 © Copyright 2009, Terra Networks Colombia S.A.